lunes, 18 de febrero de 2013

Viajar en la lectura


Día 342
Comentando lo que me despierta la lectura de:
 Saramago, José: El hombre Duplicado, (Trad. Pilar del Río)
Madrid, Santillana ediciones (Punto de lectura), 2007.



Leer es una de las actividades que no a muchos les agrada ¿por qué será? Seguramente porque no todos nos hemos dado a la tarea de hacernos un hábito de él. Quien piense que se debe tener talento para leer se equivoca, porque este no depende de ello sino de hacerlo constantemente, con interés y atención. También hay personas que dicen que sólo les gusta leer cosas que les entretenga, pero hay que decir que esto es relativo, porque como dice el dicho “el gusto se rompe el género” ya que lo que para mí es divertido para otros igual no lo es. Pero creo que aunque lo neguemos a muchos nos gusta leer, y más si conocemos sus beneficios.


“[…] Probablemente, leer es una forma de estar ahí.[…]” (p.97)


Pero si pensamos en lo que nos puede dar la lectura, podríamos decir varios beneficios, por ahora sólo hablaré de la oportunidad de imaginar el estar en un lugar.


Seguramente te ha pasado que cuando leer, no importa lo que sea, te sientes trasportado a lo que te cuentan. Por ejemplo, si lees una reseña de un partidos de futbol, imaginas una jugada que te describes, o si estas con una novela, pueden ver, casi estar, en la playa como el personaje principal, o que tal de un niño que va a la casa de su mejor amigo y alguien cocina, puedes imaginar y casi oler lo que se describe. No es que la lectura te “trasporte” en cuerpo al lugar, porque es un lugar ficticio, pero sí en mente por medio de los recuerdos, añoranzas y en muchas ocasiones también de los deseos de cómo visualizamos lo leído.


Así que puedo concluir que uno de los grandes beneficios de la lectura es que podemos estar en un lugar imaginariamente y disfrutar, y tal vez también se padece, el lugar descrito. ¿Te animas a viajar?[1]
















[1] La imagen fue tomada de http://para-seguir-creciendo.blogspot.mx/2012/10/es-hora-de-viajar.html