jueves, 9 de mayo de 2013

Inicio Soy Leyenda


Día 365+57
Comentando lo que me despierta la lectura de:
Matheson, Richard: Soy Leyenda. (Trad. Manuel Figueroa).
 España, Minotauro, 2003.


La mayoría de la gente que conoce la historia de Soy Leyenda es por la adaptación que se llevó a cabo en el cine, en el año 2007 que fue protagonizada por Will Smith[1], del libro escrito por Richard Matheson en el año de 1954, gran “escrito y guionista estadounidense de fantasía, ciencia ficción y terror” [2].  Yo también ignoraba su origen y gracias a Norberto Alfaro –mi novio- que me prestó este libro ahora puedo comentarlo.

Así que Soy Leyenda es una novela de Ciencia y Ficción, género que conserva su auge desde la década de los años veintes, hasta la actualidad, por el “[…] interés popular acerca del futuro que despertó el espectacular avance tanto científico como tecnológico alcanzado durante todos estos años.”[3],  y si entendemos por ficción[4] el presenta un mundo imaginado entonces podemos comprender por qué dicho libro nos habla de una hipotética pandemia que ataca a la humanidad, en donde una bacteria, producto de una guerra bacteriológica,  hace posible que lo que se contaba como fantasía fuera realidad: el dominio de los vampiros.


“La plaga se había extendido tan rápidamente. ¿Hubiera sido posible con la sola acción de los vampiros, sus vagabundeos nocturnos?
Se sintió golpeado por la respuesta. Solo las bacterias podían explicar la fantástica rapidez de la plaga, en aumento geométrico de las víctimas. […](p. 85)


Seguramente, como yo, sabemos algo sobre los vampiros: que viven de la sangre que chupan en el cuello de sus víctimas, que repudian los ajos, las cruces, que no tiene una imagen en el espejo, que son diurnos, la luz prácticamente lo mata, y que es necesario atravesar una estaca, en el mero corazón para que mueran. Todos estos elementos son presentados en la novela, así que mi deseo no es hablar tanto de estos, sino del personaje principal: Neville, de un ser humano común y corriente como nosotros, con familia, trabajo y vecinos, que sufre las consecuencias de dicho suceso, y vive para contarlo. Imagínate que vieras como todos a tú alrededor, incluyendo tus padres, esposa, hijos, conciudadanos, poco a poco van enfermando hasta el grado de morir y “despertar” siendo otros: vampiros. ¿Cómo crees que te sentirías? Seguramente desesperado, sólo, aterrado, incrédulo, nervioso, asustados, curioso, impactado, etc.


El sentirnos solos, seguramente te ha pasado al estarlo por un tiempo prolongado, es algo que nos aterra  porque no es lo mismo estar “solos” en casa, pero salir a la calle y encontrarnos aunque sea a alguien o a un perro, a estar sin nadie. Pues precisamente esto le pasa a Neville, y es consciente de que probablemente, después de un par de años, sea ya el único.
Nuestro autor retrata de una manera muy inteligente los estadios de desesperación de este personaje, y como es que poco a poco encuentra en los vampiros, que lo acechan, a sus únicas compañías. Sé que por este sólo hecho, ya es una novela que te encantará. [5]