viernes, 10 de mayo de 2013

Fin de Soy Leyenda


Día 365+58
Comentando lo que me despierta la lectura de:
Matheson, Richard: Soy Leyenda. (Trad. Manuel Figueroa).
España, Minotauro, 2003.



Tal vez que parezca raro que a este libro sólo le haya dedicado dos días para comentarlo, pero es el tiempo que tardé en leerlo, y no sólo por su número de hojas (179), sino también por la forma en cómo me atrapó el autor. Es un libro que recomiendo ampliamente porque nos hace reír por momentos; nos hace pensar en que en nuestro mundo es posible cualquier cosa con los avances tecnológicos, nos hace conocer algo de los vampiros; y nos pone a pensar en la lucha de supervivencia de cualquier persona y especie.


“[…] La sociedad lo persigue sin descanso.
¿Pero son sus necesidades más sorprendentes que las necesidades de otros animales y hombres? Realmente mira en tu alma, ¿es el vampiro tan malo?
Sólo bebe sangre.
¿Por qué entonces ese juicio malévolo, esa condena insensata? ¿Por qué el vampiro no podía elegir su vivienda? ¿Por qué debía ocultarse? ¿Por qué exterminarlos? […]” (p. 29)



Así que deseo terminar este libro con estas mismas preguntas pero a aplicada a la humanidad. ¿Por qué deseamos exterminarnos unos a otros? ¿Por qué no podemos elegir lo que queremos vivir, en dónde y con quién?  ¿Acaso nosotros no matamos también para vivir? ¿Será porque deseamos exterminar todo lo diferente? Estoy segura que si leen este libro les dejará mucho más que pensar, y seguramente terminarán desear ser más vampiros que humanos. [1]