sábado, 26 de octubre de 2013

¿Te hubiera gustado ser mujer?

Día 365+228
Comentando lo que me despierta la lectura de:
De Beauvoir, Simone: El Segundo Sexo. México,
Random House Mondadori (Debolsillo), 2013.






¿Alguna ves le has preguntado a algún hombre si le hubiera gustado ser mujer? Yo que recuerde, una pregunta así tal cual, no; pero lo que sí he oído es conversaciones donde noto que los hombres no aceptan ser afeminados.  Ejemplo más claro sobre esto es el juego de los albures en México, porque detrás de todo ese palabrerío, que parecen insignificantes, lo que se esconden y buscan los contrincantes en reducir al otro a mujer, el poseerlo  penetrarlo, gana quien es puesto en un plano de sumisión.



“[…] Ningún hombre consentiría en ser mujer, pero todos desean que haya mujeres.[…]” (p.141)



Creo que todo esto bien desde que se le considera a la mujer como alguien inferior, alguien sumiso, que se debe dominar porque es incapaz de conducir su propia vida; a diferencia del hombre que simboliza todo lo contrario: la fuerza, rudeza, madurez, valentía, etc. ¿Crees que alguien que es puesto en un plano de superioridad va querer que se le ponga e uno de inferioridad? Por supuesto que no. Pero ¿no te parecería interesante hacer una encuesta al respecto? Sería bueno saber en realidad que piensan los hombres al respecto, porque para la autora de este interesante libro es que ello son desean ser hombres pero sí que haya mujeres, y creo que esto es porque en la gran mayoría de los casos, ellos dependen más de lo que imaginan de ese “sexo débil”. [1]