sábado, 22 de septiembre de 2012

Las primeras horas…



Día 192
Comentando lo que me despierta la lectura de:
 Brown, Dan: El Código Da Vinci. Barcelona, Ediciones Urano (Books4pocket), Trad. Juanjo Estrella, 2003.


Hay algo que dicen en las películas y en este libro, que las primeras hora después de un acto delictivo son cruciales para recabar, comparar y encontrar pruebas en la escena en que ocurrió el delito,  y también en sus alrededores, para poder cercar al criminal.


“La primera hora era crítica. En los sesenta minutos posteriores a la huida, el fugitivo es predecible. Siempre necesita lo mismo: desplazamiento, alojamiento y dinero. La Santísima Trinidad. […]”(p.233)


Pero esto que parece ser más que lógico, en algunas situaciones en México no se llevan así a cabo, como por ejemplo (por lo que he visto en la televisión y escuchado en el radio) cuando una persona se “extravía” esas primeras horas de búsqueda son las verdaderamente importantes, pero no se ve así, porque dicen que necesario que pasen cierto  número de horas, creo que 72, para considerar a alguien como extraviado.


Todo este entramado de cosas, personas y lugares que se involucran en situaciones como estas, es lo que a los verdaderos investigadores, y amantes de la justicia, les cuesta horas y momentos de desesperación y angustia para dar con el culpable. Así que partiendo de lo anterior, ¿crees que a nuestras autoridades les falta pasión por lo que hacen?  Aclarando que no a todos les falta, pero por desgracia sí a un buen número. [1]