domingo, 9 de septiembre de 2012

¿Lo que cuesta se valora más?


Día 179
Comentando lo que me despierta la lectura de:
 Brown, Dan: El Código Da Vinci. Barcelona, Ediciones Urano (Books4pocket), Trad. Juanjo Estrella, 2003.


Si pensamos de aquello que puede motivarnos a llevar a cabo, o simplemente atrevernos a poner en marcha un proyecto o idea, podríamos hacer una lista que igual contendrían algunas de las siguientes ideas: los padres, la novia, el futuro, el dinero, la fe, entre otros.



“ […] El dinero y la fe movían montañas.”(p.95)


Pero si pensamos con detenimiento la anterior cita podremos darnos cuenta de su credibilidad. ¿Cuántas personas no escuchan, ni ven los ejemplos que les ponen sus seres querido más cercanos para realizar una meta? ¿Pero qué pasa si hay dinero de por medio? ¿O si son convertidos a una creencia religiosa o de cualquier tipo donde entra la fe? Las cosas con casi seguras. No quiere decir que toda la gente actúe sólo por estos dos motivantes, pero el hecho de que el dinero implica algo que cuesta y la fe también, aunque no es siempre dinero pero sí actos y creencias, hacen que las personas se comprometan más en sus metas y proyectos, o si en dado caso no tenían uno que les surja a partir de ello.


Cual difícil se me hace pensar en que esto es una realidad, más en cuestión de dinero, porque si es un hábito para nuestro bien, como hacer ejercicio o leer, muchos no lo toman en “serio” porque no pagan por ello. Ahora que si pagan por un gimnasio o curso de literatura, la cosa cambia, porque cuesta. Entonces ¿lo que cuesta es lo que se valora más? Por desgracia, en muchos de los casos, así es. [1]











[1] La imagen mostrada fue tomada de http://azcapotzalco.olx.com.mx/oracion-dinero-pasalo-con-fe-iid-234402251