viernes, 1 de noviembre de 2013

Las mujeres tenemos poderes para ser brujas, adivinas, videntes ¿por qué?

Día 365+234
Comentando lo que me despierta la lectura de:
De Beauvoir, Simone: El Segundo Sexo. México,
Random House Mondadori (Debolsillo), 2013.





¿De dónde viene todo eso de que las mujeres, en especial las mamás, son brujas y adivinas? ¿O qué algunas otras tienen el poder de hechizar y manipular? Porque no me dejarás mentir que estos atributos difícilmente le son dados a un padre, y menos a un hombre que no lo sea, aunque ahora ya se ven más hombres que leen las cartas de tarot por ejemplo. Pero ¿por qué más las mujeres y no tanto los hombres? ¿Será acaso que la capacidad reproductiva que tenemos las mujeres tiene que ver?



“[…]es también bajo esta figura como ella permite a la sociedad, que se ha separado del cosmos y de los dioses , que permanezca en comunicación con ellos. […] los muertos y los dioses hablan por su boca. Ha conservado en nuestros días esos poderes de adivinación: es médium, quiromántica, echadora de las cartas, vidente, inspirada; oye voces y tiene apariciones.[…]” (pp.152-153)



Simone de Beauvoir afirma que así es, que los poderes que se nos atribuyen a las mujeres tiene que ver con nuestra capacidad de procrear, y que esto es precisamente lo que hace que las mujeres tengamos un contacto mayor con la creación, con los misterios de la vida, con todo aquello a lo que no tenemos acceso ni explicación porque se nos escapa de las manos, porque es más grande que nosotros, porque son misterios inaccesibles a nuestro entendimiento. ¿Pero acaso los hombre no son participes también de este misterio de la vida cuando crea espermatozoides? ¿O será que el embarazo es algo evidente, que se ve a simple vista, y dicha producción masculina no lo es, porque se da dentro de los testículos? Tal vez sólo estoy divagando, pero ¿tú que opinas? ¿esto de ser brujas, manipuladoras y adivinas es sólo un invento o sí tenemos un poder sobrenatural?[1]