sábado, 25 de enero de 2014

La costumbre de que el novio “se la robó”

Día 365+319
Comentando lo que me despierta la lectura de:
De Beauvoir, Simone: El Segundo Sexo. México,
Random House Mondadori (Debolsillo), 2013.






Las costumbres de pueblo en pueblo, de nación en nación, de cultura en cultura son locales pero en muchas ocasiones coinciden por casualidad o por la ideología desde la que nacen. Este es el caso de una costumbre que aún es común en los pueblos de nuestro México, porque en las grandes ciudades se ve menos, que es cuando se “roban” a la novia ¿qué significa? que sin permiso del papá y la mamá, de ninguno de los novios pero en especial de la de ella, se escapan los enamorados para empezar a vivir juntos. Claro está que este acto va acompañado con el suponer que de ese momento en adelante mantendrán relaciones sexogenitales. Pero hay lugares en donde este rapto es real, donde las mujeres, que llegan a ser niñas, no está de acuerdo pero el hombre cree tener el derecho de llevarla a la fuerza, violarla y desde ese momento considerarla su mujer.



“[…] En otros tiempos, la mujer era arrancada a su universo infantil y lanzada a su vida de esposa mediante un rapto real o simulado; también se habla de “arrebatar” la virginidad a una jovencita, de “tomarle” la flor. […]” (p.313)



Cuando leí la anterior cita pude notar de Simone de Beauvoir habla de “otros tiempo”, este libro lo escribió en los años cuarentas, pero para nosotras las mexicanas, sigue siendo algo real que muchas de nuestras hermanas mexicanas han tenido que vivir ya sea por gusto o por obligación.
Esta extraña costumbre tiene mucho que ver con simbolizar que el macho toma lo que cree que le pertenece, lo domina, lo hace suyo, porque hasta donde sé esto no se aplica a la inversa, que la chica sea quien robe al galán. ¿A ti te robaron?[1]








[1] http://elenacamachorozas.wordpress.com/2013/02/15/pintura-y-musica-musica-y-pintura-tandem-de-artes/