jueves, 6 de febrero de 2014

¿Evitamos el dolor?

Día 365+331
Comentando lo que me despierta la lectura de:
De Beauvoir, Simone: El Segundo Sexo. México,
Random House Mondadori (Debolsillo), 2013.



El dolor es una de las sensaciones corporales que la mayoría de las personas no buscamos experimentar porque nos causa un pesar, una molestia que no es agradable ni deseable, sino todo lo contrario. He escuchado a algunas personas que dicen que hay dolores necesarios, como cuando alguien se opera, o en el momento del parto, pero muchas son las personas que piensan todo lo contrario y que si es posible lo eliminan. ¿Tú qué opinas?  



“[…] En cuando al dolor de la desfloración, no va acompañado precisamente de placer; todas las mujeres temen los sufrimientos del parto, y se alegran de que los métodos modernos de los ahorren. […]”(p.340)




Pensaríamos que cualquier en su sano juicio si pudiera evitaría el dolor, pero también podemos escuchar opiniones que dicen que prefieren que les duela, por ejemplo el parto, porque de lo contrario, no sentirán el mismo cariño por el hijo. Así que muchas personas creen que aquello que no te duele, no lo valoras. Suena contradictorio pero es real que existen estas dos opiniones. Yo considero que el dolor, así como la alegría, es parte de nuestras vidas, y que por más que queramos no lo podemos eliminar pero que si podemos minimizarlo ¿por qué no? La vida es las dos caras de las monedas, así que tratar un equilibrio sería lo mejor.  [1]
















[1] http://www.psicologaenpracticas.com/dia-2-practicando-mindfulness-en-un-templo-budista-meditando-sobre-el-dolor/