jueves, 20 de septiembre de 2012

No me lleve Sr. Justicia…



Día 190
Comentando lo que me despierta la lectura de:
 Brown, Dan: El Código Da Vinci. Barcelona, Ediciones Urano (Books4pocket), Trad. Juanjo Estrella, 2003.


Si alguna vez has tenido un incidente con la policía seguramente esta escena no te parecerá ajena, sino todo lo contrario, te sentirás identificad@:


“Las sirenas de los coches patrulla cada vez se oían más cerca. Ahora Langdon ya veía los destellos por el espejo retrovisor de su lado. […] ”(p.204)


Yo conozco a unas cuantas personas que se han visto involucrados en casos como estos, y me imagino que no ha de ser nada agradable. Yo no es que me la de de santa, pero de verdad nunca he pasado de una parada por un no circula, o por pasarse un alto o cosas así, pero no para llevarme al Torito.


No sé como sea la policía de eficiente en Francia, pero de lo que sí estoy segura es que la mexicana no es lo que todos quisiéramos, sino lo contrario. El ser detenido aquí, y no sólo en el D.F. sino en los estados también y creo que es peor, es sinónimo de “mordida”. ¿No crees?¿Te has visto alguna ves perseguido por la justicia, aunque sea en sueños? [1]