viernes, 9 de noviembre de 2012

Fin de El jamón del sándwich


Día 240
Comentando lo que me despierta la lectura de:
 Bialet, Graciela: El jamón del sándwich, México,
Grupo editorial Norma, 2008.


Ser el jamón del sándwich en una familia no es cosa fácil, y no creo que en ningún otro papel lo sea en aquello de los roles familiares; pero el estar a la mitad de todo y a la vez, alejada, lo hace pasajero y lleno de diversión, variedad, costumbre, etc. O por lo menos esto es lo que nos hace sentir nuestra escritora, porque a lo largo de mi lectura por este texto, pude encontrarme con una historia que esconde una gran aventura, momentos y sentimientos, nacidos a través de lo que podríamos tomas como una desgracia, algo típico, llenos de sentimiento, deceor y, por supuesto, de aprender.


 “No, no… a ver… tampoco la pavada… Yo soy yo. ¿Cuál es mi duda?... qué hubiera sido de mí si esa mujer no me hubiera abandonado.[…]” (p.195)


Y aunque nuesto personajes principal vive constantemente en medio de todo, esto nos hace darnos cuenta que el tema de la adopción no es lo que realmente la hace sentir así, sino una seria de cosas que lo rodean, la relación con sus amigos, padres y hermanos que salen a lo largo del relato.

Por desgracia siento que el tema de la adopción no es tan digerible como quisiera,aquí en México, que es un tema en el cual aun nos falta mucho de que aprender, por ello puedo decir que si vale la  pena seguir leyendo de esto aunque esta sea la realidad en algunos años. [1]

Día 240. Buenas noches, terminando este librito, espero puedan acompañarme con sus lecturas. Gracias