martes, 12 de marzo de 2013

El secreto: se puede dar lo que no se tiene


Día 364
Comentando lo que me despierta la lectura de:
 W. Dyer, Wayne: Diez secretos para el éxito y la paz interior. Barcelona, DeBolsillo, (sexta edición) 2005.





¿Qué somos capaces de dar a lo y los demás? ¿amor, cariño, comprensión, paciencia? O por el contrario ¿odio, coraje, rencor, celos, envidia? Todos damos o recibimos de los demás, aunque la cuestión es si recibimos lo que queremos y damos lo que tenemos. Está clave nos habla de esto precisamente.


"Haga un pacto para recordarse a sí mismo a menudo este secreto: no se puede dar lo que no se tiene. Luego trabaje en su programa personal de amor hacia sí mismo, respeto por sí mismo y potenciación de sí mismo;[...]" (p.52)


Suena de lo más lógico lo anterior, porque cómo dar amor o tranquilidad, por ponerlos de ejemplo, sí no lo poseemos. Es imposible entregar algo que no se tiene ni para una mismo, porque somos muy buenos, como dice el dicho, mirar la aguja en la paja ajena que en la nuestra.


Pero ¿cómo darnos todo aquello que no tenemos? ¿de dónde lo tomamos? Es necesario mirarnos, analizar y trabajar en aquello que nos falte. Yo por ahora necesito trabajar con mi valentía. ¿Y tú?[1]






[1] La imagen fue tomada de http://sedimentosdateca.blogspot.mx/2012/09/nostalgia.html