miércoles, 27 de marzo de 2013

Inicio de Disciplina con amor


Día 365+14
Comentando lo que me despierta la lectura de:
Barocio, Rosa: Disciplina con amor.
México, Editorial Pax México, 2004.

 


El educar a un hijo no tiene porque ser la cosa más estresante del mundo, ni la más molesta, aunque tampoco implica que sea la más fácil o descuidada, porque debemos tener la mente despejado para tratar de decidir qué es lo mejor para ese nuevo ser. No se debe tomar a la ligera, pero si el pedir ayuda de los expertos, sicólogo, médicos, maestros, etc. pueden ayúdanos, bien podemos recibir un manita para una mejor educación. Sé que no hay  manual de cómo ser padres, pero el pensar y analizar lo vivido, por unos y los otros, puede servirnos de mucho para guiar a alguien más.


" [...] La intención, buena; la forma, nefasta. Lecciones aprendidas con el hierro candente no se olvidan porque las guardas en la memoria como recuerdo que aún palpitan cubiertos de dolor y resentimiento." (p.7)


Seguramente te sentirás, o sabrás de alguien que te haya comentado, lo que significa una educación autoritaria. Este libro nos muestra, en su primer capítulo, las prácticas comunes de los padres del pasado sobre cómo hacer un hijo de bien (por golpes, gritos e  imposiciones), porque la mayoría de la gente, desde tiempos inmemorables, es lo que deseamos para nuestros hijos. Por desgracia, como bien dice la cita, el fin aquí no justifica el medio. ¿Cómo lograr que nuestros hijos crezcan por un buen camino? Sí tú ya los tienes, compárteme tus experiencias para yo intentar lo mismo con el mío y no cometer los mismos errores del pasado.[1]






[1] La imagen fue tomada de http://creamomentos.blogspot.mx/2012/10/disciplina-con-amor.html