lunes, 23 de diciembre de 2013

¿El embarazo causa terror?

Día 365+286
Comentando lo que me despierta la lectura de:
De Beauvoir, Simone: El Segundo Sexo. México,
Random House Mondadori (Debolsillo), 2013.





El embarazo como muchas otras etapas de la vida de cualquier mujer, es causante de incertidumbre, dudas y miedos porque en muchas ocasiones lo que no conocemos nos causa todo aquello y más. Al encontrarnos con algo que no sabemos qué va a pasar, y como, nuestra mente empieza a crear varios escenarios imaginarios que nos llevan a desarrollar más vivamente nuestras dudas y miedos, por ejemplo: cuando tenemos que participar en una competencia, cuando presentamos un examen, cuando se experimenta la primera relación sexual, etc.



“[…] A menudo, ya no le parece maravilloso, sino horrendo, que un cuerpo parásito deba proliferar en el interior de su cuerpo; la idea de aquella monstruosa hinchazón la espanta. […] ” (p.238)



Cuando yo estuve embarazada sentí temores, como muchas mujeres, pero no por ello me sentía horrorizada, ni me sentía monstruosamente porque iba creciendo mi vientre; creo que mucho de lo que vivimos cuando estamos en ese estado las mujeres, apela a lo que oímos en el ambiente, y como lo comenté arriba, mucho de nuestro imaginarios, que no siempre es lo real. Creo que cuando aprendemos que somos parte de la naturaleza, de una especie y de un ciclo de vida, podemos comprender al embarazo como una maravilla de la misma, como algo que causa temores, pero que nos obliga a saber que al fin y al cabo somos naturaleza. [1]