lunes, 10 de febrero de 2014

¿Por qué algunas mujeres deportistas son lesbianas?

Día 365+335
Comentando lo que me despierta la lectura de:
De Beauvoir, Simone: El Segundo Sexo. México,
Random House Mondadori (Debolsillo), 2013.




Tanto mujeres como hombres deportistas tiene una conciencia y control mayor de su cuerpo a comparación de todos aquellos que no nos dedicamos a ello y por este motivo, las mujeres que llegan a ejercitarlo, se dan cuenta que no son frágiles y delicadas como se nos hace creer social y culturalmente a las mujeres que nacimos, crecimos y vivimos en una sociedad mayormente machista.


“[…] Un elevado número de mujeres deportistas son homosexuales; ese cuerpo que es músculo, movimiento, resorte, impulso, no lo toman ellas como una carne pasiva; no solicita mágicamente las caricias, hace presa en el mundo, no es una cosa del mundo […]”(p.351)



Si una mujer deportista controla su cuerpo y es consciente de ello, difícilmente dejará que otro la domine, la someta, al punto de que sea pasiva y no activa. Ahora, imaginemos que somos deportistas y queremos competir, ganar y seguir entrenando para cada día dominar más nuestro propio cuerpo, pero también al ser seres humanos que soñamos, deseamos, vivimos, podemos compartir nuestro tiempo, cuerpo y espacio con otro ser humano ¿a quién elegiría? ¿A un hombre que la quiere someter a toda costa, o a una mujer que se deja dominar –objetivar- o con la cual igual y puede vivir en igualdad?  Creo que suena claro que la primera opción no sería la mejor para la deportista, sino en donde ella pueda seguir siendo autónoma corporalmente. [1]




















[1] https://es.123rf.com/photo_5840991_joven-deportista-corriendo-por-la-pista-con-el-desenfoque-de-movimiento-aa-adido.html