miércoles, 30 de enero de 2013

Jubilarse


Día 323
Comentando lo que me despierta la lectura de:
 Benítez Reyes, Felipe: Tratándose de Ustedes,
Barcelona, Túsquets Editores, 2002.



Pensar en que en algún momento de nuestras vidas tendremos que llegar a dejar de trabajar, ya sea por nuestra edad o por incapacidad, a muchas personas les causa temor y frustración. Recuerdo que mi abuelito siempre platicaba sobre este momento; él sentía que no tenían porque haberlos jubilado, que estaba aún fuerte y que el sacarlo significaba que ya no servía. Todo esto me hacía sentir mal por él porque notaba que se sentía triste y frustrado por ello.


“La jubilación la llevaba Muñave mal que bien y, para ir matando el tiempo antes que el tiempo le matase a él, se había ofrecido al director del periódico local como crítico literario, en régimen de gratuidad.” (p.51)


Será que para muchas personas jubilarse significa ¿empezar a morir? ¿será que sienten que el tiempo los va matando? Yo diría que esto no sólo pasa después de jubilarse sino en todo momento, porque nos guste o el tiempo nos va marcando el deterioro de nuestro cuerpo. Pero siento que mucho de lo que sentimos, como le pasaba a mi abuelito, es una cuestión más psicológica que realmente biológica. O ¿no te ha pasado que te sientes más viejo que los propios viejos? Y ¿cuántas veces los viejos se sienten, y se ven, más jóvenes que los mismos jóvenes?


Así que yo diría que no es necesario dejar de trabajar, y tener una pensión, para que muchas personas se jubilen desde temprana edad. ¿No crees?[1]







[1] La imagen fue tomada de http://definicion.de/jubilacion/