martes, 26 de febrero de 2013

Remedio para los males


Día 350
Comentando lo que me despierta la lectura de:
 Saramago, José: El hombre Duplicado, (Trad. Pilar del Río)
Madrid, Santillana ediciones (Punto de lectura), 2007.



Todos los seres humanos experimentamos sentimientos como la alegría, la dicha, el amor pero también de odio, dolor e impotencia, sin importar la edad que se tenga. Los bebés porque tiene frío o hambre, los niños por deseo de un dulce o juguete, los adultos por un divorcio o la muerte de alguien, y los ancianos por la jubilación o la falta de juventud, por poner algunos ejemplos.  ¿Cuál podrá ser el remedio para esto?


“[…] Dar tiempo al tiempo siempre es el mejor remedio para todo desde que el mundo es mundo […]” (p.204)


Pero como bien dice la cita, muchas de estas situaciones son menos, o definitivamente se curan, con el paso de las horas, los días, meses y años. Pensamos en la pérdida de un ser querido, por ejemplo los abuelitos, el dolor es inevitable y en especial cuando pasan los días y ya no se tiene la fortuna de verlos, pero así como con el tiempo hace sentir la ausencia, también el mismo tiempo va haciendo que el dolor sea menos.


El tomar distancia sobre cualquier momento doloroso o no, nos hace ver las cosas con cierto distanciamiento que nos permite tener otras perspectivas sobre el caso. Al recordar podemos revivir, pero nunca será idéntico que el original. Así que si el remedio a muchos males es darle tiempo al tiempo, pues entonces démosle tiempo al tiempo.[1]










[1] La imagen fue tomada de http://particularesinformatica.blogspot.mx/2011/05/optimizar-windows.html