viernes, 5 de abril de 2013

Hijos, ¿solución?


Día 365+23
Comentando lo que me despierta la lectura de:
 Piera, Gustavo: La travesía. 18 claves para llegar a buen puerto. Barcelona, Alienta Editorial, 2006.



Seguramente has escuchado o dicho, como yo, que no se está preparado para tener hijos.  Muchas personas se detienen por este motivo a tener familia. Cosa muy distinta con aquellas personas que con toda conciencia deciden no tenerlos. Pero cuando decimos esto, realmente qué nos referimos? ¿Que se oculta por dentro y por fuera?


"Pero, ¿qué ocurre con estos padres que viven con tanta prisa y tienen tanto que realizar, qué. No tiene rutinas y nunca descansan de ser padres? Porque la consecuencia de eliminar las rutinas de la vida del niño es que el padre nunca tiene un descanso.[...]" (p.32)



Buscar la estabilidad emocional en nosotros es fundamental para después poder transmitirlo a nuestras crías. No olvidemos lo que bien se dice: no podemos dar lo que no poseemos. Y agregaría también que ni mucho menos el tomar a nuestros hijos como solución a nuestras carencias. Pero como suelo decir: es fácil decirlo pero difícil de hacerlo. Y al final no creo que todo esto tenga un buen final. [1]