lunes, 8 de abril de 2013

¿Más escuela, mejores hijos?


Día 365+26
Comentando lo que me despierta la lectura de:
 Piera, Gustavo: La travesía. 18 claves para llegar a buen puerto. Barcelona, Alienta Editorial, 2006.



Seguramente has escuchado, como yo, sobre las reformas educativas en México. No te hablaré de lo que se trata la misma, porque honestamente ni yo misma lo sé (aunque me daré a la tarea de investigarlo después), sólo de un aspecto que tengo presente: sobre las escuelas de tiempo completo. Lo poco que sé, podría decir que casi nada, es que uno de sus propósitos es el apoyar a las madres trabajadoras, pero ¿esto es lo mejor para el menor? No pensemos en la madre, sino en el menor.


"[...] Las personas que planean los calendarios escolares los elaboran en oficinas muy alejadas del trabajo cotidiano con niños. Caen nuevamente en el error de creer que planean "más es mejor". [...]" (p.44)


Yo estoy de acuerdo con lo anterior. No por mucho estar en la escuela se aprende más, y es una posibilidad que pase lo contrario, y no falta que hay muchos padres en donde ven a la escuela más como una guardería que como un centro de estudio. Ahora pensemos en los padres de familia, en todas las cosas con las que tienen que hacer, y así como el menor tiene derecho a educación, descanso y salud (entre otras cosas más) también los padres.


Yo considero que lo más conveniente es mejorar las condiciones de trabajo para los padres, logrando estar más tranquilos, para que los niños no tengan que estar horas extras no necesarias en la escuela. Ahora que donde hay conciencia de padres, maestros y autoridades para educar de la mejor forma a un hijo se hacen milagros, pero cuando no es así ni con las mejores herramientas se hace nada.[1]