domingo, 19 de mayo de 2013

Fin de El vidente


Día 365+67
Comentando lo que me despierta la lectura de:
Feranka, Paul: El  Vidente. México, Planeta (Serie de Oro), 1992.



Es una pena tener que dejar un libro inconcluso, como este es el caso, pero preferí regresarlo a su dueño antes del tiempo pensado, porque siempre que creído que es mejor regresar un libro a perder a un buen amigo, y como no lo voy en un buen tiempo es mejor así. Por lo anterior sólo hablaré un poco más sobre la cita de ayer:


 “-No somos responsables de los Karmas de los demás.[…].” (p.90)



Comentaba que creo que una de las formas de tomas conciencia, y control en nuestra vida, en nuestras acciones y elecciones es por medio de la meditación. Creo que de esta forma podremos llegar a corregir o cambiar el rumbo de nuestro karma.


¿Qué es meditar? El personaje principal de esta novela nos da una idea al pasar por varios monasterios, destinados a dicho fin, y en uno de ellos le comentan que tiene que mirar dentro de sí. Permitir que el universo, o dios, le muestren su camino a seguir. Así que creo que meditar significa mirar en nuestro interior. ¿Es esto correcto?  [1]