martes, 14 de mayo de 2013

Lloviendo


Día 365+62
Comentando lo que me despierta la lectura de:
Feranka, Paul: El  Vidente. México, Planeta (Serie de Oro), 1992.


Que cosas tan más curiosa me pasó ahora. Estaba integrándome a un grupo de lectura en  http://www.shelfari.com/groups/10413/about  leyendo una de las respuestas a la  pregunta ¿cuál es tu momento favorito para leer? Que decía que le gustaba leer cuando llovía, puso el siguiente link http://www.rainymood.com/ entre y me puse a leer para hacer la entrada del día de hoy. La cita dice:


“Horas después en su departamento, Pablo estaba de pie, frente al enorme ventanal de la sala, mirando las gotas de lluvia que resbalaban lentamente por la vidriera, formando, con la luces de los anuncios de los edificios cercanos y los faros de los coches que circulaban por el céntrico boulevard, un juego de destellos multicolores que acaparó su atención, mientras su pensamiento retrocedía inconscientemente a la escena vivida esa tarde[…]” (p.36)



Mi mente también se vio obligada a recordar una escena parecida que yo he vivido, y recodé una de las últimas, donde estoy cargando a mi hijo enseñándole esas gotitas que lentamente caen, como arrastrándose por el cristal. Es tan hermoso verlas pero no mojarse, y lo externo se tornara más claro, más brilloso. Seguramente tú has vivido algo parecido ¿lo recuerdas?  Esta es la maravilla de la lectura, que nos vincula en los momentos menos pensados. [1]